martes, 22 de noviembre de 2016

El egocentrismo ciega

Clara era la única culpable de esto. Se vestía con escote cuando quedaba y se quejaba de la infinidad de hombres que querían invitarla a una copa. Cuando esto  ocurría yo sólo me preocupaba, señor agente, e intentaba darle un escarmiento para que la próxima no sucediera.

Fíjese en que a pesar de sentirme como el segundo plato, la seguía amando muchísimo. Y me sentía así porque salía de fiesta con sus amigas en vez de salir conmigo. ¿No se daba cuenta de que yo no quería estar con ellas? Son personas tóxicas.

Soy totalmente inocente, no sabía que estaba tan débil. Estaba enamorada de mí,  se lo aseguro, se engañaba a ella misma. Yo solo intenté abrirle los ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario