viernes, 18 de noviembre de 2016

Los colores de la violencia

De pequeña me contaron que las princesas visten de rosa, los príncipes de los que enamoraría serían azules, y el germinar del amor te tiñe el corazón, y las bragas, de rojo.
Nací con cero años y una esperanza de vida de 2.000 millones de latidos del corazón.
Palpitó sobre todo dos veces: una es cuando vi que mi en realidad mi príncipe vestía de rosa, los guantes eran azules y las manchas tendían al rojo.
De mayor de mi cuenta de que la vida se tiñe mas bien de negro: la segunda vez palpitó cuando tuve que cerrar los ojos, negro, porque mi disfraz de princesa no venía acompañado de espada ninguna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario