lunes, 14 de noviembre de 2016

Lágrimas

Volvió a reencontrarse con su primer amor quien, pese a ser reemplazado por un arrebato de juventud, prometió esperarla siempre. Eran almas gemelas y no tuvo necesidad de palabras para comprender sus sentimientos: terror permanente, desprecios continuos, actos vejatorios y humillantes, agresiones físicas y psicológicas, renuncia a la maternidad para evitar una vida desgraciada a seres inocentes, noches eternas llorando hasta la madrugada…

Han transcurrido dos años. Al oír abrir la puerta le recorre por el cuerpo una extraña sensación que no sabe explicar. Él saluda cariñosamente y la besa con dulzura. Después acerca el oído a su vientre y sonríe feliz. Pero ella sigue sin poder evitar las lágrimas, aunque el motivo sea ahora bien diferente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario